Probablemente habrás observado como en algunos circuitos en los que hay bobinas, como en un circuito de control de un relé, hay un diodo conectado de forma inversa. Está por tanto el cátodo a la patilla con mayor tensión de la bobina y el ánodo la patilla con menor tensión en la bobina. A esta configuración la llamamos diodo en antiparalelo. Pero, ¿por qué?



El término antiparalelo hace referencia como se comentó en el párrafo anterior a que el cátodo del diodo en antiparalelo está conectado al punto de mayor tensión y el ánodo está conectado al punto de menor tensión. Con esta configuración en estado estacionario del circuito (una vez estabilizado) no circula corriente a través del diodo.

Y… ¿por qué es importante este diodo?

diodo en antiparalelo
diodo en antiparalelo

Las bobinas son componentes que al hacer circular a través de ellas una corriente actúan generando un campo magnético y almacenando energía en él. Debido a esto, las bobinas presentan una característica básica de su comportamiento y es que no permiten la variación instantánea de la corriente que circula a través de ellas y eso se traduce en un transitorio de corriente. Si se varia de manera brusca la corriente, las bobinas intentarán mantenerla constante hasta que se descargue la energía almacenada.



Debido a su comportamiento transitorio con la corriente, si la bobina está en serie con un elemento de corte, como un interruptor o un transistor, que pasa de conducir a cortar la corriente de manera casi instantánea podemos tener problemas.

Cuando el transistor corta inmediatamente la circulación de corriente, la bobina (que se encuentra cargada) intentará mantener la circulación de corriente y lo hará convirtiéndose en la fuente. Para mantener el mismo nivel de corriente, la bobina tendrá que aumentar la tensión es sus terminales y es aquí donde reside el problema.

Sin el diodo en antiparalelo - Osciloscopio
Sin el diodo en antiparalelo – Osciloscopio

¡¡¡Atent@ al nivel de tensión!!!

Tal y como se puede apreciar en la captura del osciloscopio para intentar mantener la circulación, en este caso, se llegan a medir tensiones de hasta 48V.

Puesto que es el generador, invierte la sentido de la corriente y esto junto al aumento excesivo de tensión significa que el colector (o fuente) del transistor estará sometido a un alto nivel de tensión, que puede llegar a superar los límites de construcción del semiconductor. Vamos que: ¡Podemos quemar el transistor!

La solución es el diodo en antiparalelo

Permitir la circulación de corriente generada por la bobina cuando se le corta el suministro a está.

A la pregunta ¿cómo hacerlo? Fácil, colocando un diodo en antiparalelo con la bobina, de esta manera y gracias a que la bobina invierte la dirección de la corriente, esta misma circulará a través del diodo. Gracias a este flujo el inductor se descargará de forma controlada y no aparecerán sobretensiones en el transistor.

Échale un vistazo al vídeo en el cual lo comprobamos con un relé.


Si te ha gustado o tienes cualquier sugerencia o duda, puedes dejar un comentario más abajo.

Enrique Gómez

Ingeniero Electrónico Industrial y Automático, amante de la comunicación audiovisual y de la divulgación ingenieril y científica. Friki de Star Wars, cuenta más de lo que parece. Puedes saber más sobre mi y sobre mis trabajos en enrique.rinconingenieril.es

Leave a Reply

avatar
  Suscribete  
Notificame
Cerrar menú